Search
  • claraperez457

¿Cómo reconocer que estás siendo víctima de trabajo forzado?



A un trabajador del campo su empleador lo golpeaba para obligarlo a laborar durante jornadas de de 20 horas. Y cuando lo encontraba tomando su descanso de 10 minutos, agotado después de días de trabajo sin parar, le gritaba y le amenazaba: que si no seguía en la faena, llamarían a las autoridades migratorias para que lo deportaran.


El caso expuesto en el párrafo anterior ejemplifica lo que viven cientos de personas en Estados Unidos en sectores como el doméstico, en restaurantes y hoteles o en el campo.


Las víctimas en el área agrícola son hombres, mujeres y niños traídos legalmente al país con visas temporales de trabajo (H-2A o H-2B) y que son controlados por sus empleadores a través de la violencia física o verbal, el fraude o utilizando la coerción psicológica; son personas que han perdido su libertad de movimiento, que deben pedir permiso hasta para verse con alguien y a quienes sin explicación alguna les pagan menos de las horas que trabajan.


A continuación te explicamos algunas situaciones que te permitirán reconocer cuándo estás siendo víctima de trabajo forzado:


TE GOLPEAN


Además de los golpes sin ninguna explicación, la violencia de tu empleador puede manifestarse en gritos para dar órdenes o descalificar al empleado e incluso en reprimendas injustificadas, como warnings. En casos extremos, puede llegar a la violencia sexual.


TE IMPONEN UNA DEUDA POR TRAERTE A ESTADOS UNIDOS


En muchos casos, los empleadores —o sus allegados, como supervisores directos o reclutadores— negocian en secreto con los inmigrantes el pago de tarifas ilegales por haberles reclutado o traído legalmente con visas a Estados Unidos. Una vez que el trabajador llega al país le exigen que una parte de su cheque quincenal o mensual sea destinado a pagar por esa deuda.

Según el Departamento de Seguridad Nacional, el cobro de estas tarifas es ilegal: “Un peticionario, agente, facilitador, reclutador o prestador de servicios para obtener empleo tiene prohibido cobrarle al trabajador con visa H-2A una tarifa u otra compensación (directa o indirectamente) en ningún momento como condición para darle el empleo”. Según el proyecto Polaris, los montos que terminan pagando están en el rango de los mil dólares.

El Departamento de Trabajo establece que un empleador que presente una solicitud de certificación laboral para un extranjero debe costear la contratación —que incluye la visa— del trabajador, su salario —que no puede ser alterado o disminuido—, vivienda, la comida, el transporte —para llegar a Estados Unidos y de la vivienda al lugar de trabajo—, un seguro de compensación, entre otras condiciones.

Incluso antes de presentarse en el consulado, el empleador tiene la obligación de darle al empleado una copia de su contrato en el que se establezcan claramente las condiciones de trabajo: las horas que se trabajarán, el pago por esas horas, la fecha de inicio y fin de la relación contractual.


TE AMENAZAN CON QUITARTE LA VISA O LLAMAR A MIGRACIÓN


Tu empleador no tiene el derecho de amenazarte con la deportación, ni de llamar a las autoridades de migración alegando que incumpliste el contrato por tomarte un descanso en la hora reglamentaria de comida o porque necesites ir al baño más de dos veces al día.

En el caso de los trabajadores H-2A, el Departamento de Seguridad Nacional establece que el empleador puede notificar a las autoridades migratorias en varias circunstancias: si un empleado no se presentara en el trabajo durante los siguientes cinco días a la fecha de inicio según el contrato o lo que haya establecido el patrón; si el trabajador abandona su puesto durante cinco días consecutivos sin notificación o sin el consentimiento de su jefe; si se disuelve el contrato antes de la fecha; o si el trabajador terminó con las labores para las que fue traído más de 30 días antes de la fecha prevista. En casos extremos, las amenazas van más allá de ir con las autoridades migratorias. Diversas organizaciones han reportado casos en los que los victimarios amenazan con agredir o matar a los empleados o a miembros de su familia si no hacen lo que se les pide.


EL EMPLEADOR TE QUITA TU PASAPORTE O DOCUMENTOS DE IDENTIDAD


Con esto limita tu posibilidad de movimiento, de por ejemplo, salir o alejarte del lugar donde te tienen viviendo. La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) explica que los traficantes se adueñan de los papeles para aumentar su control sobre los empleados, lo que constituye una forma de abuso a través de un proceso legal.


ERES MONITOREADO POR OTROS EMPLEADOS


Por lo general son familiares o personas cercanas de supervisores. Ellos también se convierten en agresores y utilizan los gritos para obligar a los empleados a obedecer órdenes. 

Pasa con quienes tienen visas y también con los indocumentados. En el caso de los primeros, es una manera de sacar más provecho de la situación laboral.


LIMITAN TUS NECESIDADES BÁSICAS


Incluye las restricciones en el número de veces que puedes ir al baño durante la jornada laboral, los recortes de luz en momentos en que el clima es muy caliente o muy frío, las privaciones del sueño por el exceso de horas de trabajo, las malas condiciones de la vivienda asignada o el hacinamiento, el acceso a tu propio teléfono para comunicarte con tu familia o la falta de una alimentación de calidad.


Fuente: Univision



2 views0 comments