Un residente permanente puede solicitar que su cónyuge e hijos solteros de cualquier edad vivan en Estados Unidos de manera permanente, es decir, con una Green Card. Los familiares elegibles de un residente permanente de Estados Unidos pasan a formar parte de la “categoría preferencial de familia.”

Sin embargo, el número de familiares que pueden inmigrar anualmente bajo esa categoría es limitado y el tiempo de espera antes de que se otorgue la visa de inmigrante al familiar puede ser de varios años.

Cuando las autoridades reciben las solicitudes de visa, evalúan los expedientes de acuerdo con un orden preferencial establecido de la siguiente manera:

– Primera preferencia (prioridad): Hijo mayor de 21 años y soltero de un ciudadano estadounidense.

– Segunda preferencia (2A): Cónyuge de un residente permanente (con Green Card); e hijos solteros, menores de 21 años de un residente permanente.

– Segunda preferencia (2B): Hijo mayor de 21 años y soltero de un residente permanente.

– Tercera preferencia: Hijo casado y de cualquier edad de un ciudadano estadounidense.

–Cuarta Preferencia: Hermano de un ciudadano estadounidense.

De acuerdo con la categoría preferencial a la que pertenezca el familiar, se determinará cuánto tendrá que esperar para recibir un número de visa de inmigrante.

Si el familiar se encuentra fuera de Estados Unidos, podrá obtener la residencia permanente mediante un trámite consular, en el que el interesado deberá realizar la solicitud de visa a través de la embajada o consulado del país donde se encuentre el beneficiario. En este procedimiento es el Departamento de Estado el organismo responsable de la emisión de la visa. Cuando la visa es aprobada, el inmigrante podrá viajar y oficialmente se convertirá en residente permanente cuando sea admitido en un puerto de entrada de Estados Unidos.

Cuando el familiar ya se encuentra en Estados Unidos, puede solicitar un ajuste de estatus para obtener la residencia permanente cuando haya un número de visa disponible.

PETICIÓN FAMILIAR